martes, 17 de septiembre de 2013

De vacaciones en las Landas




A primeros de este mes nos escapamos a la región de las Landas, en el sur de Francia, por varias razones:
 
☺ No queríamos irnos demasiado lejos. Ya habíamos recorrido bastantes kilómetros en agosto, y la pequeña, lo de viajar en coche, no lo lleva nada bien. Y nosotros de rebote tampoco.
 
☺ Nos habían hablado muy bien de esa zona, sobre todo para ir con niños, y no habíamos ido nunca.

 
 
La verdad que nos ha encantado. Te encuentras en plena naturaleza, con un sinfín de rutas para hacer, y al ser llano, se pueden realizar con niños sin ningún problema. Bien andando, o bien en bicicleta, ya que hay carril-bici prácticamente en todas las poblaciones.
Nosotros, al llevar la silla, anduvimos por el carril bici, y no pudimos adentrarnos por los caminos que veíamos a los lados, pero pintaban muy bien.
 
Lo más recomendable es ir de camping, ya sea con tienda, caravana o alquilando un bungalow.
A primeros de septiembre ya es temporada baja y los precios están genial.
 
Nosotros fuimos a Le Col vert, ya que vimos que era de los que más actividades ofrecía en esta época para los niños,  pero en general, todos tenían una pinta estupenda. Quizá los más cercanos a nuestro país eran algo más caros.

 
 
Una de las sorpresas que nos llevamos fue, que cerca de nuestra parcela, había un centro de equitación, en el que, además de caballos y ponis, tenían una pequeña granja con patos, ocas, gallinas, pollitos, conejos, vacas, una cabra y un cerdo (mejor dicho, cerda). Así que todos los días, camino de la piscina, había que pasar por el centro ecuestre a hacerles una visita.

 
 
La otra sorpresa era que al lado del camping, una compañía de circo había montado su campamento base, y por él campaban a sus anchas una llama, un dromedario, un avestruz, y demás animales exóticos.

 
 
Vamos, que los niños estaban encantados. La pequeña estuvo toda la semana preguntando por el payaso. Menos mal que fue uno a actúar al camping, si no todavía estamos buscándole.

 
 
Además, estaba en la orilla del lago León, uno de tantos lagos que pueblan las Landas, y disponía de una pequeña playa privada, con toboganes incluidos.

Pero eso no es todo, hicimos una excursión que bien merece una entrada para ella solita, así que la dejaremos para otro día. No os enfadéis conmigo, que seguro que me lo agradecéis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta que opinéis y comentéis sobre las cositas que os cuento. Mil gracias por hacerlo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...